Basta con jugar durante unos segundos a cualquier simulador social, como Los Sims, para descubrir que para que el juego resulte más divertido, se ha sacrificado notablemente el realismo. Para atraer y mantener nuestra atención, los juegos recurren a los mecanismos habituales de cualquier otro tipo de juego, tales […]