Más allá de permitirnos disfrutar de nuestros documentos y canciones desde cualquier lugar, cada vez son más evidentes las posibilidades de la nube de facilitarnos la vida reformulando y potenciando actividades que, de otra manera, nos exigirían uan considerable inversión de tiempo, dinero o esfuerzo.

Por ejemplo, los gimnasios son una importante fuente de frustración para muchos que, apenas se desvanece el entusiasmo inicial ante el propósito de llevar una vida más saludable, acaban abandonándolo. Con frecuencia, la causa de este abandono reside en que no han podido apreciar los progresos o bien las actividades que les resultaron interesantes durante las primeras semanas dejaron de serlo tras comenzar a repetirse sin variación alguna. Estos problemas pueden solventarse utilizando apps para seguir nuestro procedimiento, como el fantástico Gymzilla ;-), o buscando nuevos ejercicios y actividades en libros y revistas. Sin embargo, la mayoría de la gente carece de la disciplina o las ganas necesarias para realizar un seguimiento de sus progresos y buscar constantemente maneras de motivarse. Sencillamente, quieren estar sanos y ya está. ¿Por qué no podría ser así de sencillo?

Una manera de disfrutar de todas las ventajas del seguimiento de los progresos y acabar con la rutina que suele acabar minando las ganas de ir al gimnasio sería integrarlo en la nube, de manera que bastase con nuestra dirección de correo electrónico y una contraseña para acceder a una página personal donde pudiéramos ver todos nuestros progresos. Esta integración podría realizarse en varias fases:

1. Integración solo a través de software. La página personal incluiría nuestros datos (altura, peso, etc.) y nos permitiría solicitar asistencia sobre dietas y/o rutinas de entrenamiento. Entre otras ventajas, esto haría posible que la información sobre los ejercicios fuese mucho más extensa que el dibujo en miniatura que suele figurar en las rutinas de entrenamiento en papel. Por ejemplo, se podría incluir un vídeo explicativo sobre cómo realizar el movimiento, las precauciones que debemos tomar al realizarlo y maneras de potenciarlo, así como el peso que debemos emplear.

2. Integración a través de software y hardware. Además de todas las funciones de la fase anterior, incluiría la interacción con diferentes elementos del gimnasio a través de un elemento de identificación que, preferiblemente, podría ser la tarjeta con banda magnética ya suele utilizarse para entrar en el gimnasio. Así, antes de entrar en una clase dirigida (yoga, spinning, energy bag, por ejemplo), bastaría con pasar la tarjeta para que se registrase que hemos asistido a dicha clase en nuestra página personal. También podría haber puestos donde al pasar la tarjeta apareciera la rutina que debemos seguir.

Por supuesto, tanto en una fase como en otro, sería crucial dar un atractivo adicional a las funciones disponibles. Por ejemplo, se podría incluir la posibilidad de que el usuario pudiera fijarse retos, compartir entrenamientos en las redes sociales, desbloquear elementos adicionales, quedar con amigos para asistir a una clase, etc.

Aparte de las ventajas que este sistema ofrece para los usuarios, también el gimnasio podría beneficiarse de la mayor información de la que dispondría sobre sus clientes, para atender así con mayor precisión y rapidez a las demanda.

En realidad, todas las piezas que forman este sistema ya están disponibles, de manera deslavazada, en la actualidad. Hay portales que nos permiten gestionar rutinas y dietas, la mayoría de los gimnasios ofrecen algún tipo de asesoramiento sobre estos temas y hay herramientas para seguir nuestros progresos. El elemento innovador es la nube que, actuando a modo de pegamento, es capaz de unir todos estos fragmentos haciendo posible una experiencia integrada y mucho más satisfactoria.

En un momento en el que las grandes cadenas de gimnasios están arrasando en nuestro país, dejando obsoleto el concepto tradicional de gimnasio de barrio, resulta sorprendente que ninguna de ellas haya optado por emplear un elemento de diferenciación tan importante como este y que, probablemente, se convierta en habitual dentro de unos años.