El gimnasio en casa puede ser una opción muy recomendable para quienes ya tienen cierta experiencia con el ejercicio físico. Si el problema es el dinero que cuesta un gimnasio, la distancia o, sencillamente, te sientes más cómodo en casa, puede ser una buena opción. No obstante, para una primera toma de contacto con el ejercicio físico probablemente no sea muy buena idea. Para quien no tiene unas las nociones necesarias sobre cómo hay que entrenarse, es sin duda preferible acudir a un gimnasio con profesionales que te asesoren adecuadamente, ya que si comienzas a entrenarte sin supervisión, es posible que ejecutes más los movimientos, lo que puede hacer que sean inútiles o, peor todavía, puede provocarte dolores y lesiones.
Para entrenar en casa son más importantes las ganas que el equipamiento. De nada sirve contar con una multiestación de último modelo que no vas a utilizar y que te hará sentir culpable cada vez que la mires antes de acabar en el trastero o vendida por mucho menos de lo que te costó. Resulta preferible ir adquiriendo el equipamiento a medida que lo vayas necesitando. En realidad, en casa ya dispones de muchos materiales que, empleados correctamente, son útiles para entrenarte y, a medida que te vaya interesando más el ejercicio, podrás ir mejorando los materiales que utilizas.
A continuación, vamos a ver los materiales cuya adquisición recomendaría personalmente por orden de prioridad. Es decir, si sólo pudieras comprar una cosa, sería la primera, si pudieran ser dos, las dos primeras, etc. En esta lista se supone que ya cuentas con una vestimenta deportiva adecuada: camiseta, pantalón de deporte y zapatillas de deporte. Respecto al pantalón, es recomendable que te permita moverte con total libertad sin restringir los movimientos ni producirte rozaduras. Por ejemplo, prueba a subir la rodilla al pecho. Si notas que el pantalón no te deja hacerlo con comodidad, búscate otro. Si ves que te roza cuando andas deprisa, también tendrás que buscarte otro más cómodo. Personalmente, recomendaría unos pantalones ajustados, que son los más cómodos y se pueden encontrar a muy buen precio en cualquier superficie comercial.

1. La mancuerna

La mancuerna es probablemente el elemento básico para practicar deporte en casa, ya que es difícil de sustituir por algo que ya tengas en casa, ya que los posibles sustitutos suelen tener poco peso o un agarre incómodo que podría dañarte las muñecas. Elige en principio unas pesas con varios discos, lo que te permitirá adaptar el peso a tu progreso. Aunque con una mancuerna ya se pueden hacer numerosos ejercicios, es preferible tener dos, para poder trabajar los músculos de ambos lados del cuerpo al mismo tiempo.
2. La colchoneta
Si bien, la colchoneta puede sustituirse con relativa facilidad por una alfombra gruesa o una manta doblada, una esterilla de deporte garantiza una mejor protección de la espalda y, además, si se puede enrollar, apenas ocupa espacio. Como además suelen ser muy económicas, son uno de los equipamientos más recomendables.
3. El banco
Un banco de gimnasio con la posibilidad de regular el ángulo del respaldo es probablemente uno de los materiales más interesantes, como que permite realizar infinidad de ejercicios. El problema es que suele ser relativamente caro y, además, ocupa bastante espacio. Como alternativa, puedes buscar un banco plano en tiendas de decoración, en cuyo caso deberás asegurarte de que soporta de sobra tu peso y de que puedes apoyar cómodamente desde el coxis hasta la cabeza. También deberás comprobar que la altura es la adecuada para que puedes apoyar los pies cómodamente estando tumbado sobre él. En el caso de que el caso sea de un material muy rígido (como madera o acero), no olvides colocar un material lo suficientemente blando para que tu espalda no sufra. Una colchoneta o una manta o una alfombra pueden ser buenas soluciones.
Mi elección: banco Molger de Ikea
4. El protector de suelo
La necesidad del protector de suelo dependerá del lugar donde vayas a entrenar. Si vas a entrenar en una habitación con un suelo delicado (por ejemplo, de madera o de mármol), sencillamente ni te lo pienses y tal vez deberías incluso considerar su adquisición antes de los materiales anteriores. Además del impacto del pie sobre el suelo, no olvides que las mancuernas o los discos de peso pueden caerse al suelo causando estragos. A la hora de buscarle un sustituto doméstico, asegúrate de que lo que empleas no se desliza sobre el suelo y te permite desplazarte cómodamente sobre él.
¡Y, por supuesto, Gymzilla es el complemento ideal para planificar y realizar tus sesiones de entrenamiento en casa!