[…] Lo bueno de la gente celosa es que con ellos no hace falta hacerse el interesante; hagas lo que hagas, siempre pensarán que les estás engañando. [..]